Se trata de un pavo de tipo antiguo, ligero y que ha sorprendido por su buen nivel de puesta y sus aptitudes maternales, tanto a la hora de incubar como a la de cuidar la pollada. El plumaje se asemeja mucho al de su antecesor silvestre americano, especialmente el de los pavipollos, de tipo críptico.

En el Altoaragón, existió la tradición de criar pavos en régimen extensivo, en bandos que, generalmente, pastoreaban los niños por prados y rastrojos. Esta modalidad de cría, que se mantuvo hasta hace unos 50 años, fue desapareciendo con los tiempos modernos y con la introducción de estirpes industriales de crecimiento rápido. Junto a esta técnica, quedó también relegada la población local de pavos con la que se practicaba, hasta que, hace pocos años, se localizaron los últimos núcleos de estas aves, en varias comarcas de Huesca.

La población actual es muy homogénea y presenta dos variedades de color: cobriza y plateada. Es difícil cuantificar sus efectivos, aunque no superan los 250 reproductores. El grueso de la población está en manos de criadores de las comarcas de Hoya de Huesca, Monegros y Sobrarbe. También hay criadores en Zaragoza y Cataluña y se detecta cierta demanda de ejemplares para ser recriados, lo que arroja esperanzas de conservación y recuperación.

AGASOB

Asociación de Criadores de Gallina del Sobrarbe

Apartado 22 22080 Huesca.  Aragón (Spain)

(+34) 636 396 449

Galería